Sin bicicletas en Mula

Si hace unos días dábamos la buena noticia de una alta intensidad de uso en el sistema de bicicleta pública de Bilbao, hoy nos toca hablar de un hecho tan rocambolesco como lamentable en Mula (Murcia).

Según su Concejal de Servicios, en los últimos meses “no se han producido siquiera diez solicitudes de alquiler” (La Verdad). No sé a cuántos meses se refierá el edil, pero incluso en el mejor de los casos esa cifra representa un uso muy bajo. El concejal intenta dar algunas claves del porqué. “Se utilizan muy poco, posiblemente por la orografía de la ciudad y sus calles empinadas”. Puede ser -pienso yo. No tengo el placer de conocer Mula.

Sin embargo, en el mismo artículo se puede leer que “de las 55 bicicletas del servicio, 52 están rotas y de las tres restantes, dos de ellas están sin frenos”. ¿Y no será por eso por lo que el sistema no se usa?- digo yo. Parece una broma, pero no lo es. “La empresa que montó las bases no mantiene el servicio y el Ayuntamiento no está en disposición de hacerse cargo del mismo, debido al coste de mantenimiento de las bicicletas y las bases. En la actualidad, las bicicletas rotas se encuentran en el almacén de mantenimiento municipal”.

Bicicleta deteriorada en Mula. Foto: J.L. Piñero. La Opinión de Murcia

Bicicleta deteriorada en Mula. Foto: J.L. Piñero. La Opinión de Murcia

Me he puesto a buscar información sobre este sistema para clarificar algo sobre el tema de su mantenimiento, pero no he encontrado nada. Lo único, una noticia de julio de 2011 en la que ya se hacía eco del mal mantenimiento del sistema. “La mayoría de las bicicletas no se encuentran disponibles” desde hace meses debido a que “están rotas y como no hay dinero para repararlas, están depositadas en dependencias municipales” (La Opinión). Teniendo en cuenta que el sistema se inauguró en marzo de 2010, parece que el sistema nunca ha llegado a funcionar realmente.

No quiero emitir un juicio de valor sin conocer más detalles sobre los hechos, pero si es la mitad de lo que parece ya es muy grave. Inaugurar algo y obviar el mantenimiento es un defecto de la planificación inadmisible que por desgracia ha sido muy común en España en los últimos años. En este caso, la consecuencia no sólo es el derroche del dinero del contribuyente, sino el daño que se le hace a la imagen la bicicleta pública (y a la bicicleta en general).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias, Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s